yuzunyan: (Tesshi)
[personal profile] yuzunyan
Título: Último y primer beso
Género: Romance
Advertencias: Ninguna.
Parejas: Tegoshi Yuya x Masuda Takahisa [TegoMass]
Fandom: NEWS
Palabras: 1710
Tipo: One-shot
Resumen: Existe una curiosa tradición de año nuevo, por la cual Tegoshi y Shige organizan una fiesta todos los años… Pero Tegoshi nunca puede cumplir con esa tradición.

Cada año se organizaba una fiesta de año nuevo entre mis amigos y yo, solíamos advertir que tenían que ir en pareja para no desentonar en la fiesta, pero el propósito siempre era convivir, al menos hasta que cumplí mis 21 años era una de las cosas que más me llegaba a emocionar, pero ahora, con esta edad… Lo que menos quería hacer era, esa fiesta.

Como organizador tuve que prestar mi casa para este evento, ya que mis amigos sabían que mis padres se habían ido a su segunda luna de miel abandonándome a mi suerte en las fiestas decembrinas, por lo que desde la comida, la música y los invitados eran casi mi responsabilidad… Escoger invitados fue fácil, eran casi los mismos de todos los años, a veces unos más a veces unos menos.

Cuando Shige me insinuó que invitase al chico del gimnasio quería morirme.

El chico del gimnasio no era otro que un pelirrojo con un cuerpo bien trabajado que era instructor tanto de baile como de natación y pesas. Él y yo congeniamos desde un inicio, debido a que a ambos nos gustaba mucho el ejercicio y el baile. Nos hicimos amigos y hasta intercambiamos el número de móvil.

Shige me contó un día que vio a una pequeña chica siempre lo esperaba al final del día. Y yo sin saber por qué, me enfadé muchísimo.

Y aun así, lo invité cortésmente con una semana de anticipación, en Navidad, a lo cual el pelirrojo accedió.

Llegó la mañana del 31 de diciembre y me despertó Shige, diciéndome que me ayudaría a preparar la comida, pues su novia le había dicho que llegaría sola a la fiesta, sonreí irónico, y acepté su ofrecimiento. Entre los dos preparamos muchos aperitivos, sería una fiesta de jóvenes. Chicos y chicas.

Los primeros invitados en llegar fueron amigos de Shige, Nishikido-san y Ohkura-san con sus respectivas novias, a las cuales encontré demasiado guapas y extrañamente conocidas, Shige me explicó que eran modelos de unas cuantas revistas.

Después llegó la novia de Shige acompañada de su mejor amiga y Keii-chan, el cual me saludó como siempre lamentándose de que este año no pasaría el año nuevo con su novia. Ignoré un poco su sufrimiento y le invité a que tomase algo de refresco pues aún era temprano.

Llegaron amigas, con sus novios. Y amigos, con sus novias. Así es, una fiesta de puras parejas. Y empezó la burla de cada año… “¡Tegoshi-kun no tiene novia… otra vez!”.

Y es que, pese a que lograse tener novia a lo largo del año, jamás podía pasar un año nuevo con alguien especial, siempre rompíamos antes, o no podíamos coincidir, cosa que llevaba al final de relación cada vez. Me aguanté bien la burla… Tenía una razón de ser esa fiesta para nosotros, Shige y yo organizamos la primera fiesta hace ya cinco años para hacer lo que vimos en algún programa gringo: Dar el último y primer beso del año.

Y desgraciadamente, yo nunca doy ese beso.

Cuando ya dieron las once treinta de la noche, alguien tocó el timbre, se me hizo muy raro pues habían dejado de llegar los invitados hacía una hora y creía que ya nadie más nos faltaba. Pero cuando abrí la puerta vi mi equivocación; ahí estaba el pelirrojo del gimnasio, acompañado por una pequeña chica de cabellera negra y larga, suspiré.

“¿Llegamos tarde, Tegoshi-san?” Me habló, y yo negué con suavidad haciéndolos pasar, y sin quitarle la vista de encima a aquella chica que entró. “Es mi novia, Kazumi… Kato-san me dijo que era mejor si venía con ella”.

Asentí como si le restara importancia al asunto, pero no era para nada así, estaba más enfadado que cualquier otro año en el que no había tenido novia.

Se sirvieron un poco de alcohol y suspiré sentándome en el sofá de mi padre

11:40

Todos se empezaron a emocionar y entre Shige y su novia empezaron a llamar a todos frente a la televisión, estábamos viendo un programa de fin de año con lo mejor de la música, y precisamente se haría la cuenta regresiva, la cual seguíamos desde que iniciamos con esa tradición.

11:45

Aún faltaban un par de personas en la sala, Nishikido-san y su novia, a los cuales encontraron en el baño del cuarto de mis padres, suspiré. Tendría que limpiar ahí mañana.

11:52

Nishikido-san tenía su camisa arrugada y marcada por el labial de su novia en el cuello. Shige estaba de cariñoso con su novia. Keii-chan veía atento la televisión pues su ídolo estaba cantando su última canción del año. El pelirrojo y su novia estaban tomados de la mano, platicando alegremente de a saber qué cosa. Los demás estaban ya ansiosos.

11:56

Los minutos pasaban con mucha lentitud y de no haber sido el anfitrión de la fiesta me habría ido a dormir ya. Quería a todos fuera de mi casa. Jamás volvería a organizar una fiesta de año nuevo.

11:58

Todos ahí tomaron a su pareja de la mano, se susurraban cosas, los tipos de la televisión alegaban que estar por esperar un nuevo año era muy emocionante. Hablaron de lo que traería el siguiente año. Estaban emocionados.

11:59

Desesperante. Maldito reloj ¿No podrías ir más rápido? Quiero echar a toda esta gente de aquí, quiero estar solo y dormirme ya… El pelirrojo está tomando el rostro de su novia entre sus manos, le sonríe y le dice cosas que no alcanzo a oír. Eso es mucho para mí.

“¡Massu!” Me atrevo a gritarle desde ese sofá, hasta dónde él estaba… el centro del sillón con su novia. Atravesando toda la sala, llamando la atención de todos.

11:59:20

Todos me callaron con la mirada y yo suspiré, pero “Massu” se me quedó viendo, yo suspiré y le subieron el volumen a la televisión.

11:59:30

Quedaban treinta segundos del mugroso año y estaba más cabreado que nunca, no podía despegar mi vista de Massu y su novia, por alguna razón quería llorar. Y me levanté de mi sofá.

11:59:40

Este año no me quedaría sin mi beso.

11:59:45

Caminé atravesando la sala y la visión de mis amigos al televisor sin importarme nada, miré al pelirrojo y sonreí un poco, tomé una de sus manos con brusquedad, haciendo que él soltase la mano de su novia, y al mismo tiempo también soltase su rostro, porque intentó apartarme.

11:59:50

Todos mis invitados me veían raro, y la novia de Massu más aún. Sonreí de la manera más inocente que conocía, y al segundo siguiente de que esa chica pequeña me sonrió (Aunque con algo de inseguridad) jalé a Massu conmigo.

11:59:55

No había mucho tiempo, Massu se confundió y eso me permitió avanzar con él valiosos metros hacia el baño, los demás dejaron de hacernos caso pues ya no interferíamos con la visión a la pantalla.

“¡Cinco, Cuatro!”

Se escucharon ya sus voces de emoción y logré meter a Massu en el baño, conmigo, su novia no había podido alcanzarnos, sonreí mirando a mi “amigo” y este me miró con reproche.

“¡Déjame salir! ¡Debo volver! El beso…”

“¡Tres, Dos…!”

No hice caso de lo que mi amigo me decía, más bien ese pelirrojo. Yo no podía soportar otro año sin mi último y primer beso del año. Pero mucho menos ver como ese adorable pelirrojo besaba a alguien más en esa fecha tan especial.

¡No, no podía! Y actué por impulso. Por instinto. Por ganas. Por deseo.

Me acerqué a él, mis manos sujetaron con fuerza su camisa, atrayéndolo a la fuerza hacia mí, hacia mi rostro. Hacia mis labios.

“¡Uno…!” Y no fui capaz de escuchar nada más, mis sentidos se concentraron en él.

Mis labios ejercían una presión sobre los de él, era un beso apretado, superficial, y doloroso para mí. ¿A esto me rebajé? ¿A esto tengo que llegar? ¿Tengo que quitarle un beso a un chico solo porque me molestó que yo no tuviese un beso como todos los demás? ¿Por qué él y no la novia de él? Eso hubiese sido lo normal…Pero no lo que yo quería.

La fuerza de voluntad aún existía en mí y no era capaz de aflojar aquel agarre en él, y lo que más me dolía era que notaba su rechazo, sus labios estaban quietos, en ningún momento sentí que correspondía a mi tonto beso impulsivo, y mis ojos que gracias a Dios estaban cerrados, se salvaron de su mirada de asco que seguramente tenía reflejada.

Pese a todo, sus labios eran dulces, suaves, deliciosos, como si fuesen un par de labios perfectos. Me dolían. Me dolía su suavidad, emanaban algo que yo no conocía… y empezaba a llorar. Era un idiota.

Mi agarre se empezó a aflojar, mis manos habían perdido toda la fuerza que habían ganado segundos antes, comenzaba a desistir, estaba por separarme cuando o mi mente me empezaba a jugar un cruel juego o de verdad él me estaba respondiendo al fin.

Fueron segundos eternos.

Sus brazos, fuertes y seguros me rodearon por mi cintura, con mucha seguridad, no dejando que me separase de él. Y yo…deslicé suavemente mis brazos por sus hombros, para luego abrazarle por el cuello. Al mismo tiempo ambos ladeamos un poco nuestro rostro y el verdadero beso comenzó.

Él era un verdadero maestro de los besos, me besaba con ganas, con dulzura, con emoción, con suavidad y también deseo. Me transmitía todo lo que ningún beso algún día me había dado. Una pequeña parte de mi cerebro procesó la idea de que nadie nace sabiendo besar así. Esos ¿Celos? Fueron erradicados tan rápido como aparecieron.

No profundizamos mucho en ese beso, nos separamos tras unos cuantos instantes, lo miré y no pude comprender ese sentimiento de su mirada… suspiré y con pesar casi me separo de él algo brusco.

“Lo siento” dijo él. Y yo me quedé sorprendido. Quién debería pedir la disculpa soy yo. “Debía haber venido solo… yo quería… bueno…” El empezó a tartamudear y sonreí un poco.

“Bésame de nuevo” Y él lo hizo… Vaya que lo hizo…

Mucho tiempo después supe que yo le gustaba, así como inconscientemente el me gustaba. El resto es historia. ¿Kazumi? Bueno, Kazumi tiene salud y yo a Massu, eso es lo importante.

April 2016

S M T W T F S
     1 2
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Style Credit

Expand Cut Tags

No cut tags
Page generated Sep. 23rd, 2017 03:37 am
Powered by Dreamwidth Studios